Aprender por encima de nuestras posibilidades

Mi panel de recuperación
Mi panel de recuperación
20150701_134506
Apuntando el posible panel de recuperación del equipo

Me ha costado seguir con el curso. El calendario se ha convertido en mi peor enemigo: finalizar cursos, preparar la participación en una sesión de formación, celebrar el solsticio y la maldita ola de calor. Así que este post correponde a la tarea de la unidad 4.

Para elaborar mi panel de recuperación seguí el de Javier Guallar. Reconozco que tengo que agilizar el buzón de correo con la infinidad de notificacions de las redes sociales. Para cumplir con el reto, me temía que no tendría éxito en la convocatoria de comunidad. Sólo una compañera del curso mostró interés. De todas formas, pretendía continuar con las expectativas del curso. Así que informé a mis compañeros que tenían perfil de Twitter del reto. Me parece que consideraron que era una venada mía.

Aproveché una reunión del equipo para intentar avanzar con el reto. Primera, una compañera ya me cuestionó si urgía proseguir con el reto, después de comprobar que en un par de años no hemos usado el Google Sites creado parar compartir el material y las actividades que planficamos. Continúamos con una visión individualista de nuestra práctica. Tampoco nuestra empresa fomenta que se practique una cultura compartida. Desde el Área de Comunicación y Difusión se anima que cada centro sea presente en las redes sociales, pero no existe una política de comunicación, tal como apunté en el análisis de la empresa.  Así que la persona que se encarga de crear contenidos no tiene clara su función.  Me serví de la presentación de Olga Lalín para perfilar el posible prototipo.

Contemplando el interesante debate sobre curación de contenidos, llegué a dos conclusiones. La primera, nuestra práctica profesional difiere un poco de los participantes del debate. Nuestros posibles contenidos se crean a partir de nuestra labor. Podemos visualizar lo que hacemos en el aula. Deberíamos reflexionar sobre nuestra docencia. Es una manera de aprender y de compartir para mejorar. Pero si nos preguntamos por qué adolecemos de esta falta de hábito varias pueden ser las respuestas pero apunto una.  Se fomenta el uso de la tecnología pero se aconseja que no puede entorpecer nuestra labor. Supongo que sería ilógico e irrisorio reivindicar parte de nuestra ficha horaria para consultar fuentes de información, crear contenidos y comunicar con nuestra red de aprendizaje. Un ejemplo de esta visión distorsionada puede ser la observación de una de las participantes del debate. Marta Torán recalcó que durante su jornada laboral no consultaba Facebook.

La segunda conclusión. Se ha insistido en el riesgo de la saturación de informació, pero se ha omitido un detalle importante para mantener un PLE: la gestión temporal. La mayoría de participantes reconoció que destinaba entre una y dos horas entre consultar las fuentes y crear contenidos. Intento mantener un diario de aula. Escribir un artículo me puede suponer una hora de trabajo. Redactar es lo más sencillo, pero editar el artículo me lleva una media hora o a veces más. A veces, cuesta encontrar el rato para reflexionar y eso que acostumbro a salir del aula con algunos hechos para reflexionar.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s