Un calendario especial

shattered-glass-1255055_960_720

Todo nació a partir de una charla hilarante durante una pausa de una reunión con el equipo.  Teníamos que conducir un taller sobre competencial digital. Habíamos acordado decidir quién me acompañaría en la conducción del taller y también experimentar qué nivel de competencia teníamos. Mientras tomábamos  el café empezamos a imaginar posibles productos digitales que podríamos presentar ante los compañeros. No sé a quién se le ocurrió, pero sugirió un calendario como el típico de  iniciativas solidarias de ciertos colectivos.  Al menos, sirvió para reír a carcajadas durante un buen rato.

Retomé la idea del calendario para la última reunión de curso. Cuando lo sondeé con algunas compañeras, me sorprendió  el entusiasmo. Así que decidí que el objetivo de la reunión de final de curso: experimentaríamos la cohesión de equipo y aparcaríamos aspectos organizativos. Investigaríamos conceptos como la creatividad y el aprendizaje informal.  Decidí que en esta reunión practicaríamos una sesión fotográfica para confeccionar el calendario. Sin embargo, la fotografía tenía que cumplir un requisito:  emular o parodiar una fotografía histórica o famosa.

Antes de la sesión, abrimos una hoja de cálculo en la que cada uno tenía que apuntar que mes quería representar y el enlace de la fotografía que quería recrear. El documento, como era de preveer, despertó bastnte curiosidad. Para la ocasión, ocupamos un aula. Improvisamos un fondo, con un mantel de papel, y fuimos desarrollando el reportaje siguiendo el orden cronológico del calendario. Quise asombrar a mis colegas con dos fotos más: una de Albert Rivera y otra de Lenin, en ese curso había empezado a llevar a cabo las microrevoluciones de María Acaso. Las compañeras, por unanimidad, decidieron que ya había bastante con una. Bastante jolgorio provoqué.

Sin lugar a duda, la actividad consiguió que se despertara más complicidad entre todos, aumentara el vínculo en el grupo y poteniara la horizontalidad.Entre todos fuimos salvando obstáculos. Nos ayudamos.  Nos divertimos. Todo para convencerles que otro aprendizaje es posible: saliendo de la zona de confort. Inteligencia interpersonal a pleno.

Como esta experiencia es agua pasada ya, lamentablemente, relato otro reto. Este viernes me apunté en un curso sobre apuntes visuales de la americana Diane Bleck. Ya os contaré mis progresos.

 

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s